La otra gran especialidad de LA ENSAIMADA son los auténticos Alfajores Sampedrinos, que ya son marca registrada, únicos en su estilo y su abundante relleno de dulce de leche.

Tanto las ensaimadas como los alfajores sampedrinos, como ya dijimos, son elaborados artesanalmente uno por uno, por artesanos de gran prestigio e idoneidad, habiendo logrado dos productos de altísima calidad, después de largos años de pruebas y perfección de los mismos, aplicando las más exigentes normas de calidad e higiene. Cabe destacar la presencia, casi permanente, de amigos mallorquines, que participaron en la degustación de las ensaimadas; ellos fueron los que nos enseñaron el camino para lograr las deliciosas ensaimadas que hoy elaboramos.

Características:
La masa increíblemente tierna junto a su relleno de 40gr de dulce de leche con los bordes recubiertos de crocante maní y almendras caramelizadas y su capa de chocolate en una de sus tapas hacen de este alfajor una delicia inconfundible. Que la miel sea de la isla, incide en que este alfajor tenga un sabor especial y lo diferencie a los del resto del mercado. El alfajor es totalmente artesanal, ya que se hace y se pesa uno por uno. El control de calidad es permanente. Cada alfajor pesa 70gr, casi como una porción de torta, lo que hace un alfajor para compartir entre dos.

Presentaciones:
Los alfajores vienen presentados en una caja para ½ docena o 1 docena, la cual en uno de sus laterales el antiguo convento de Franciscanos, que estuvo ubicado donde hoy se encuentra ubicada la Municipalidad. También se los puede adquirir por unidad. Los Hay de Chocolate o de Vainilla (Negros o blancos)

Conservación:
se los puede conservar dentro o fuera de la heladera. La forma de la conservación es a gusto de cada persona ya que su textura y sensación de sabor cambia. La duración del alfajor es alrededor de 30 días.  En la heladera dura mucho tiempo más.  Al conservar el alfajor en la heladera, se corre el riesgo de que el dulce de leche se azucare.